30 años de la Cruzada de Alfabetización

1 B Alfabetizadores

Por Edgard E. Murillo

El 23 de marzo de 1980, Nicaragua toda se embarcó en una campaña de esfuerzos monumentales sin precedentes cuando 59,123 jóvenes, en su mayoría adolescentes, dejaron sus hogares para darle batalla a un lastre que habría de ser reducido a su mínima expresión. La Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional había convocado la Cruzada Nacional de Alfabetización (CNA), “Héroes y Mártires de la Liberación”, lo que implicó que las fibras del país estuviesen en función de organizar, capacitar, conseguir financiamiento y concluir con éxito esta empresa de amor al prójimo que se extendió a toda la geografía patria, desde los caseríos circundantes de las ciudades hasta las últimas comarcas de las zonas fronterizas, pasando por las estribaciones de las cordilleras centrales y las cálidas regiones de occidente. Ninguna comunidad se quedó sin la presencia de los brigadistas “guerrilleros de la alfabetización”, armados del cuaderno lecto-escritura El amanecer del pueblo, una pizarra de lona, tizas, lámparas de gas y un sentimiento de orgullo y solidaridad insuperables.

Al grito de “Puño en alto, libro abierto”, la chavalada se enroló en el Ejército Popular de Alfabetización (EPA) y la enseñanza se conjugó con la maravillosa experiencia de convivir, por cinco meses intensos, con los campesinos y obreros del campo. La Junta de Gobierno había nombrado Coordinador Nacional de tal magno proyecto al sacerdote jesuita Fernando Cardenal, quien supo hacernos entender el significado de cumplir nuestra misión con el corazón en la mano. Enseñando a leer y escribir los alfabetizadores aprendimos a ser portadores de la Buena Nueva de la educación y nos convertimos, no en maestros, sino en alumnos de la realidad de nuestra sociedad; por ello, las aplicaciones del método que Paulo Freire había articulado, calzaron casi de manera natural en este crisol abierto por una revolución popular. La solidaridad internacional no se hizo rogar, por el contrario, fue determinante para sufragar los US$ 20 millones que costó desplegar esta enorme campaña, ante el asombro de opiniones que dudaban del éxito de una alfabetización contundente y masiva, innovadora y dinámica.

La llegada a las comunidades fue todo un acontecimiento. Caminando por senderos muchas veces agrestes, los profesores y jefes de columnas nos iban presentando y dejando con aquellas familias que habían ofrecido sus modestos espacios para albergar a los brigadistas. Con mucha timidez y nerviosismo nos acomodamos en nuestras hamacas y poco a poco nos fuimos acostumbrando a un estilo de vida para entonces desconocido. Sin embargo, la CNA nos impuso además la tarea de clorar el agua, hacer letrinas y otros actividades tendientes a eliminar hábitos derivados de la pobreza que sumía a más de la mitad de los nicaragüenses.

Nuestras familias y amigos enviaban saludos por la radio y en cada visita, si había posibilidad de hacerla, nos atiborraban de galletas, avena, enlatados y montones periódicos que contaban los avances de la alfabetización. Conforme pasaban las semanas nos íbamos encariñando con nuestra familia temporal, y viceversa, al punto que evadíamos el tema de la terminación de la Cruzada. “Luego viene la educación de adultos”, nos consolábamos, “ vamos a venir el otro año “, les decíamos con mucha decisión. Pero la guerra que nos cayó encima un año después truncó en parte esos deseos.

La revolución nicaragüense estuvo preñada de canciones, es más, me atrevo a decir que ninguna otra revolución ha sido tan cantada como ésta, y la Cruzada Nacional de Alfabetización fue merecedora de piezas inolvidables de parte de sus mejores voces: ¿Quién no siente que el alma se le aliviana cuando escucha  Josefana va de Luis Enrique Mejía Godoy, Dice cabo chendo del Grupo Pancasán, o El corrido del Brigadista del Indio Pan de Rosa? Esas, junto con otras de factoría extranjera, colmaron el espectro de nuestras noches mientras planificábamos las lecciones del siguiente día. Las clases generalmente se impartían por las tardes y las instrucciones didácticas las recibíamos de los auxiliares técnicos, quienes eran profesores provenientes de colegios y universidades.

La desmovilización fue tan impresionante que se tuvo que hacer en tres días consecutivos. Miles y miles de brigadistas fuimos despedidos con lágrimas por los recién alfabetizados mientras les dábamos las gracias por miles de cosas. Al paso de las caravanas la gente corría hacia la carretera a decirnos adiós y al entrar a las ciudades los aplausos se encadenaban kilómetros tras kilómetros como una lluvia interminable. Todos querían unirse a la celebración y no era para menos: el analfabetismo había sido reducido del 50.2 % al 12 % en un período de tiempo increíblemente corto. Eso nos valió el reconocimiento de toda la comunidad internacional, entre ellos el galardón otorgado por la UNESCO.

Las condiciones históricas excepcionales en que se desarrolló la Cruzada Nacional de Alfabetización permitieron la hazaña. Nicaragua nunca ha estado en tanta sintonía consigo misma como hace treinta años. Era un solo pueblo. Un solo sueño. Las proporciones épicas de la Cruzada de Alfabetización cambiaron la vida de miles de personas, pero sobre todo mostramos al mundo que en verdad los sueños se pueden hacer realidad. Para los que participamos enseñando a leer, cuando tomábamos la mano del campesino analfabeto, sentíamos que no guiábamos su mano solamente para encauzar sus trazos, sino que conducíamos una vida hacia la liberación soñada. En eso radicó la grandeza de esa epopeya, la cual celebramos su treinta aniversario.

1 A Cruzada Nacional de Alfabetización

Agosto 23 de 2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s