El odio no es para cualquiera

alec

Por Edgard E. Murillo

“Peores son los odios ocultos que los descubiertos.” Séneca.

Yo puedo perdonar muchas cosas, excepto cuando las personas lastiman mi frágil entendimiento, como cuando Alec Baldwin dejó escurrir de sus manos a Kim Bassinger, o cuando Bon Jovi le entró a las baladas para vergüenza de sus ímpetus rockeros. Acciones como esas no admiten indultos ni amnistías posibles. Conste que para nada soy rencoroso, sólo que cuando evoco ejemplos como los mencionados me hierve la sangre a fuego lento.

No obstante lo dicho, por muy mal que me caiga el bruto de Alec Baldwin o la nueva versión nauseabunda de Bon Jovi, no los odio. No crean que no he intentado odiarlos pero el sentimiento se queda tullido y sin fuerzas. Si de algo estoy incapacitado completamente, aparte de bailar, es de odiar a alguien, quizás porque durante mi niñez jamás tuve ejemplos ni dictados que me impulsaran al malquerer, o porque tengo memoria corta, como llamarada de tuza. Por no saber odiar es que pude soportar a los tiracuetes en las fiestas patronales, al pingüino Ron Cey que siempre bateaba de hit a los Yankees de Nueva York y a Lee Majors, quien a pesar de valer seis millones de dólares, nunca le hizo caso a La Mujer Biónica cuando ésta se le insinuaba los días martes entre las siete y las ocho de la noche.

Sin embargo, durante la primera juventud tuve un sentimiento parecido al odio que recayó sobre dos personas que me hicieron la vida de a cuadritos (uno de ellos residía exactamente en 1600 Pennsylvania Ave NW, Washington, DC 20500, USA), pero la muerte purgó sus culpas antes que mi perdón los alcanzara. Después de eso sólo he conocido gente que por su mismo capricho y obstinación me cae mal, verbigracia, Baldwin, Jovi o Majors, sin que les tenga rencor, si acaso pesar.

No entiendo cómo hay personas que experimentan el odio con gozo latente más allá de los límites del tiempo. Conozco una mujer que quitó el habla a su vecina de toda la vida porque ésta chismeó de su hermanita cuando eran niñas. Juan Francisco detesta con odio jarocho a Ricardo P. porque hace veintiséis años éste le dio un beso a Estela, novia de Juan Francisco, mientras bailaban Lady in Red en el Lobo Jack. Juan Francisco perdonó a Estela y ahora son amigos, no así el pobrecito de Ricardo P., quien no logró otro beso de la muchacha ni  recobró la amistad de Juan Francisco, todo por culpa de una maldita canción.

He preguntado a mis amigos si ellos odian o han odiado. Después de pensarlo un poco me dicen que no, que han odiado cosas o situaciones, pero no personas. Por ejemplo, las mujeres dicen que odian cuando se quiebran una uña o que su marido beba guaro. Los hombres, en cambio, manifiestan que su odio es diferido. Si dicen que odian al Real Madrid lo que esconden verdaderamente es el deseo que se muera Cristiano Ronaldo o Karim Benzema. Eso hace que el odio de los hombres se diluya en una aspiración inocente que no tiene mayor trascendencia en la vida real.

(En la foto, el bruto de Baldwin con la bella Kim)

Anuncios

3 comentarios en “El odio no es para cualquiera

  1. No se puede odiar, asi por asi, hay que ser un enfermo emocional para poder explorar esas oscuras dimensiones que te pueden llevar a esas tempestades, e ineluctablemente despojarte de tu humanidad.

    Le gusta a 1 persona

  2. definitivamente el Odio no es para cualquiera, sino veamos el devenir del significado de la palabra y su connotación según el momento y quien lo siente o dice sentirlo. En secundaria una amiga muy íntima me decía que “Del odio al amor hay un paso, del amor al odio un instante”.Tiempo después pude comprobar que algo de razón tenía cuando dejamos de ser tan íntimos amigos.

    Otra compañera solía asegurar: “Odio tanto mi vida… pero no puedo vivir sin ella” cosa que quedó demostrada cuando sufrió una accidente que casi se la lleva al barrio Las cruces.

    El odio alimenta mi alma… no necesito nada más para seguir luchando…decía un dirigente estudiantil,-ya fallecido- que acostumbraba no bañarse ni asearse para “experimentar en carne propia las utopías guerrilleras” de moda en esa época, cuyo comportamiento competía con la autoflagelación de San Juan de la Cruz en El Carmelo.

    Tuve una amante legendaria,bailarina profesional,poeta… durante diez años nos encontramos a escondidas a disfrutar de la vida y cada vez que tocaba encontrarnos me decía: “Te odio porque deseo abrazarte, te odio porque no dejo de soñarte, te odio porque necesito besarte, cogerte y olerte, palparte, te odio porque añoro sentirte, te odio porque ya no espero encontrarte después de amarte y al final te sigo odiando cada vez que nos despedimos, y me mata la espera del momento en que pueda volver a amarte”

    Otra me maldijo cuando llegó el ineludible momento de la ruptura y me dijo: “Te aviso de que cada vez que tropieces mi odio estará detrás de ti recordándote que nunca debiste jugar conmigo”. No sé si su odio se ha fundido con mi sombra pero cambia de acera cuando por alguna razón nuestros caminos se han cruzado. Conste, yo no jugué con ella, pero por si acaso camino como los chanchos: Viendo para abajo!!.

    A la que verdaderamente abandoné por fatalista le debo esto: “Yo a ti no te odio, porque el odio es sentimiento y yo por ti no siento nada.Odiar y que te odien” Sin embargo me vi recompensado cuando conocí a la que dijo: ;”Amar y que te amen; sentir y causar dolor; Ser feliz y causar felicidad; son la misma cosa, indican que estas vivo, odio a los que sólo existen y no viven. Por eso me gusta estar con vos porque amándote y odiándote siento que sigo viva”.

    Diría un enamoradizo amigo de juventud:”El odio es el último recurso de los enamorados cuando ya todo ha terminado”. Y en el contexto socio político actual: “Sólo existe un sentimiento mayor que el amor hacia la libertad… es el odio a quien te la quita”. Al final que cosa es el odio o el amor, esa disyuntiva es parte de nuestra naturaleza humana, que siempre busca defensas cuando nos vemos en peligro…. aunque hay quienes de verdad no duermen pensando en como joder a quienes odian. Mientras tanto sigamos amando y odiando… que mientras mas lo hacemos mas humanos somos!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s