Tarifario

 

tarifario

Por Edgard E. Murillo

Bien conocido es que en la Roma Imperial el negocio de la prostitución era muy próspero, tanto que el emperador Augusto decidió gravarlo. Las prostitutas estaban obligadas, previo registro en la oficina del edil, a pagar tributos al Fisco, de lo que se deduce que los romanos eran muy prácticos y que no se andaban con moralinas sobranceras. Si había ingreso, pues había que aumentar las arcas del César. El registro y la tasa tributaria daba derecho a que el Estado Romano concediera la licentia Stupri, es decir, el documento legal para que las mujeres de alquiler no fuesen importunadas por las autoridades. En atención al rango social y al lugar donde se realizaba “el oficio” las prostitutas principalmente se catalogaban en: Delicatae (las meretrices de lujo), las Famosae (ricas o famosas que ejercían por placer, por ejemplo Mesalina, esposa del emperador Claudio. Cuentan que esta señora retó a la prostituta más célebre de Roma en una competencia de clientes, la que ganó porque su contrincante se retiró tras haber copulado con sesenta hombres en una misma noche), las Lupae (que ejercían en los llamados Lupanares), las Fornicatrices (que prestaban sus servicios debajo de los arcos y los puentes. El término “fórnix” era el dado a los arcos, de donde proviene la palabra fornicación) y las Prostibulae (que ejercían en la calle).  Aparte de los lupanares y burdeles había otros sitios llamados  Statiocunnulingiorum, donde los prostitutos (varones) practicaban el sexo oral a sus clientas. Catón El Viejo decía: “Es bueno que los jóvenes poseídos por la lujuria vayan a los burdeles en vez de tener que molestar a las esposas de otros hombres” ¡Que considerado! Como sea, las prostitutas carecían de muchos derechos, verbigracia, contraer matrimonio con romanos libres y recibir herencias. Siglos después el Imperio colapsó pero nos quedaron sus leyes, su arquitectura, su lengua y la mayoría de sus vicios. Un día de estos buscando algo que no me acuerdo encontré este tarifario que estaba en un burdel de Roma en el año de 1923, es decir, dos mil años después que Augusto hiciera tributar el oficio más antiguo por excelencia. Como se ve, los romanos no habían dejado sus prácticas con el paso de tiempo, no obstante que El vaticano estuviese incrustado dentro de sus límites geográficos ni que para esos años campearan ideales ultraconservadores, léase fascistas. La traducción del tarifario es la que sigue:

Tarifa De la afamada Casa del Placer de la Madame Renata, los precios más bajos de Italia

Rapidito: 1,10 Liras

Normal: 1,90 Liras

Media Hora: 2,90 Liras

Una hora completa: 5,50 Liras

Con dos señoritas a la vez: 12,30 Liras

Agua, jabón y toalla, gentileza de la casa

Habitación con brasero, otros 20 céntimos

Tarifa reducida para estudiantes y militares

Me he quedado con la duda de la diferencia entre el servicio normal y el rapidito. Pero intriga más el tiempo empleado tomando en cuenta que “mezza ora” es considerado como un servicio extraordinario (Puede ser que media hora sea más que suficiente para despachar satisfecho a un cliente). Elegante detalle es que el agua, el jabón y la toalla corrían por cuenta de la casa, eso evitaba que los usuarios anduvieran cargando sus jaboncillos o que tuviesen que comprarlos, como seguramente sucedía en la época del Imperio. Y para mantener su sentido práctico heredado de antaño, nada más apropiado que anunciar rebajas a los estudiantes y militares, ¡Son los más necesitados! Definitivamente Roma es Roma. Ahora comprendo por qué Berlusconi quiere volver a calentar la silla de Primer Ministro.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s