De mulos y enamoramientos

Burros

Por Edgard E. Murillo

Durante la alfabetización me asignaron una mula para el recorrido de tres kilómetros montaña arriba que separaba el albergue con la comarca donde impartía clases de tres a cinco de la tarde; la llamaban La mula mora debido a su breve pelaje color mora. Una mañana, mientras amontonaba leña bajo un árbol de carao, pregunté al campisto Virgilio si la mula mora tenía mulitos. Virgilio me quedó viendo con ojos de susto y soltó esta sentencia apocalíptica: El día que para una mula se pierde el mundo. A partir de entonces me fascinó la intriga del porqué las mulas y sus hermanos, los mulos machos, son estériles. Con el tiempo aprendí que estos cuadrúpedos son producto del cruzamiento más inducido que accidental de burro con yegua. Por las mismas razones de incompatibilidad genética, tampoco los burdéganos machos y burdéganos hembras, críos de caballo y burra, pueden generar descendencia. No me había quedado claro, sin embargo, si una mula podía enamorarse perdidamente de un mulo macho aunque sí me constaba que la mula mora coqueteaba en ocasiones con un macho llamado canelo.

Años después supe que a los burros que montan yeguas se les llaman burros hechores. En las grandes haras mulares a los burritos se les aparta de sus madres después de los días del calostreo para ser criados por una yegua nodriza y después se les mantiene todo el tiempo entre las yeguas para hacerlos hechores, o sea para que “se les olvide” que existen hembras burras. Es un mito extendido que burro que prueba burra nunca más acepta yegua pero se ha demostrado que el burro hechor monta tanto la una como la otra como si se tratara de un burro dominante, o lo que es lo mismo, un burro caliente. Y hablando de calenturas, los mulos machos y los burdéganos son muy libidinosos aunque estériles y por eso, en muchos casos, se les castra para labores de carga.

Peor suerte corren los llamados chimbolos. Estos son toros detectores de hembras en celo, también conocidos como toretes receladores, utilizados principalmente en programas de inseminación. Son toros chapiollos, feos y mal nutridos. Su ingrato desempeño consiste en detectar el “calor” de las hembras de la manada para montarlas pero sin preñarlas. No logran descargar sus instintos porque una vez montados sobre las candidatas, son apartados para que en su lugar las monte y preñe un toro “de raza”. La grosería humana no termina con apartar al infortunado en pleno fragor de la montada, sino que para hacer más efectiva la cosa, en ocasiones los veterinarios le practican una operación para desviar el pene y así evitar que la vaca quede cubierta. Esto me convence cada vez más que el género humano es un género degenerado, porque si bien la actividad de pensar nos sacó a regañadientes del reino animal, desde que tenemos conciencia de nuestra superioridad no hemos aflojado en experimentar con los indefensos animales.

Afortunadamente las mujeres y los hombres tenemos libre albedrío de escoger pareja para continuar la especie, lo que no nos exime de fracasos reiterativos. Los animales tienen ventaja porque ellos saben con quién revolcarse; los seres humanos todavía no. Aquellos se atienen a las feromonas, a los instintos, a su olfato; los humanos nos atenemos a lo creado por la civilización: la cultura, los prejuicios, el estatus. Asociamos el amor con el enganche de una idea social prefabricada. Se dice que las personas estamos en capacidad de detectar la compatibilidad hereditaria en los primeros segundos de un beso, lo que quiere decir que si ponemos atención a las campanitas que suenan en nuestro interior al besar a alguien por primera vez, seguramente los índices de divorcio bajarían considerablemente.

El mundo no se perderá si pare una mula, pero la humanidad se hará cada vez más débil si la búsqueda de pareja sigue practicándose bajo parámetros totalmente humanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s