El nicañol

nicañol

Por Edgard E. Murillo

Mi hermana Elena cuenta que cuando estudiaba en Barcelona una amiga italiana le pidió que le enseñara español. Mi hermana dijo que encantada pero inmediatamente sus compañeras de cuarto, una española y otra venezolana, hicieron coincidir su protesta: “Elena no habla español, habla nicaragüense”. Y es que las amigas y amigos hispanoparlantes de mi hermana gozaban con cada palabra nica que ésta pronunciaba. Calache, cipote, palmada, chachalaca, engomada y pijudo fueron engrosando poco a poco el vocabulario de sus condiscípulos en la mediterránea Cataluña.

Hablar “nicaragüense” es asunto aparte. En nuestro país tener pena es tener vergüenza, no congoja; decir ahorita es “ya”; carretear es más intenso que cortejar y menos recatado que enamorar; si la comida (o la muchacha) está pasada de buena, no está muy buena sino que bien buena. Usamos cantidad de palabras en el diario hablar que son difíciles agarrarlas en vuelo en una sola sentada. Así, por ejemplo, los nicas utilizamos palabras que nos denotan y delatan (idiay, chunche, cipote, jodido)  junto a otras que han ido perdiendo terreno pero no por ello resultan poco familiares (achumicado, mayate, pasmado, careto, chimirringa, celeque, jambado, tilinte).

Por lo dicho, si existe un español de España y un español americano, efectivamente hay un español nicaragüense. El bello y rico nicañol, entiéndase éste como la combinación del castellano colonizador con las raíces náhuatl y otras alquimias lingüísticas que se habla en nuestra geografía triangular, y aun fuera de ella, nos da elocuencia y sentido de identidad. No solamente la abundancia de palabras es lo que nos distingue del resto de los países de América (Hace años se editó un diccionario que recogió más de dos mil nicaragüensismos); sino que existe una característica que es nuestra carta de presentación, la que nos hace más nosotros, más nicas. Me refiero al voseo. ¿Acaso habrá algún nica que prefiera decir “tú” en vez de “vos”? El tú ha quedado para las creaciones poéticas, si acaso, y para la ironía popular. El voseo crea un vínculo cercano, afable, directo. “Vos la andás” “Vos me gustás mucho”. El vos es íntimo; el tú, cursi. Algunas personas creen que usar el es lo correcto y que hay que pronunciar la “c” y la “z” como Camilo Sesto. A más de quinientos años de la Conquista de América, el español peninsular es solamente un subsistema de la Lengua Española y no tiene ninguna superioridad jerárquica frente a las variantes americanas, tal como lo ha señalado el filólogo Günther Haensch. Así que el vos es tan legítimo y correcto como el desabrido .

Pero el nicañol, además de vocabulario y voseo, es mucho más. Hace algunos años me topé con un pequeño ensayo del maestro Róger Matus Lazo, especialista en la lengua española, y en el nicañol claro está, en el cual aborda la perífrasis verbal nicaragüense (La perífrasis verbal se forma con un verbo auxiliar –haber o ser– o con un verbo que funciona como auxiliar). Hay perífrasis de variada índole, por ejemplo, los elípticos: “Solo anda hablando y diciendo mierdas”; en este caso el verbo “andar” se junta con un gerundio; o los más sofisticados, donde la fórmula  “andar + gerundio + viendo + a + ver” se expresa en: “Anda viendo a ver que hay allá onde aquél gentiyo”, hasta llegar al mero colmo: “Anda viendo a ver que ve”.  Me encanta cuando se recurre a diminutivos seguidos de gerundios, verbigracia, cuando la mujer le pregunta a su vecina: ¿Cómo te metiste con ese hombre?, a lo que contesta la otra: Idiay, pues así no más. El estuvo viniendito, viniendito, hasta que se quedó a vivir aquí. Dice el maestro Matus que en ocasiones el carácter durativo de la perífrasis expresa gran extensión temporal proyectada hacia el pasado. Un comerciante le pregunta a otro cómo ha hecho para “sacar y sacar mercaderías sin abonar a la deuda” y el interpelado responde: “Uuuuh, yo desde hace tiempalales me he venido haciendo el chancho”.

El hijueputazo merece necesaria atención si queremos entender el nicañol. Decirle hijueputa a alguien no constituye ofensa a la madre del señalado, tampoco sirve para poner en duda la ascendencia paterna, sino que la usamos para poner de relieve su condición de malandrín (“Ese maje es un hijueputa”). Si es de aquellos que no admiten remisión, decimos que es un hijueputa bien hecho. Además se emplea como recurso peyorativo (“¿Ya viste al hijueputa ese?”) y aun para profesar admiración, sólo que suavizándolo con  un cariñoso diminutivo (“Sos un hijueputilla”). Y también hay consideraciones de aritmética simple. No es lo mismo ser un hijuetresputas que un hijuecienmilputas.

El hijueputazo también se aviene con otras “malas palabras” o palabras vulgares como decían nuestras abuelas. Una vez discutía con un cubano y un costarricense acerca de cuál lenguaje era el más relajo, el más vulgar, si el tico, el cubano o el nica.

— Coño, ustedes los nicas son los campeones en las malas palabras, pueden decir tres seguidas manteniendo la coherencia argumentativa – dijo el cubano sin ocultar asombro.

— A ver ¿cómo eso?— pregunté.

— Bueno, ustedes dicen: ¡Juélagramputa, me encachimba esa mierda!

No sé si el nicañol sea el más relajo, me parece que no, pero sí el que ofrece más posibilidades para jugar con las palabras. No son mates míos, sólo digo la verdad

El poeta Fernando Silva es del criterio que el tipo de español que se habla en Nicaragua no es expresivo solamente, sino representativo, siendo lo que nos distingue de la fonética más o menos uniforme que impera en el resto de los países de Centroamérica. El poeta pone el ejemplo de cuando alguien dice: “Cuando entré, el cuarto estaba oscuro, oscuro, oscuro”. Bien pudo haber dicho que el cuarto estaba oscuro, que es una forma expresiva, pero el nica usa la repetición de “oscuro”, con la gradual disminución del tono, para representar una oscuridad más profunda. En sentido contrario entendemos que oscurito significa a media luz. El nicaragüense, pues, representa lo que dice.

No seguiré extendiéndome sobre el nicañol, por ahora. No soy experto en el tema pero pretendo involucrarme más en esta hermosa variante lingüística. Por lo pronto voy a tomar una taza de café acompañado de unas rosquillas somoteñas. Sólo de pensarlo se me puso chirre la saliva.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

35 comentarios en “El nicañol

  1. Ergar, la partiste con el Nicañol, no jodás. Voy a repasar lo que digo despues de decirlo para ver si me acerco al maravilloso vocabulario enriquecido con gestos y ademanes que nos auxiliamos para expresar nuestro español nica. Son pendejadas, nadie nos gana. Te felicito maje.

    Le gusta a 1 persona

  2. Excelente la entrada, súper pertinente, bien tirada no jodás!! Me hizo recordar una media novia que tuve en los ochentas, era española-holandesa; una vez me confesó que al venir a Nicaragua pensó le sería fácil comunicarse con los Nicas.
    Al día siguiente de estar en Nicaragua se dio cuenta que estaba equivocada, que sabía español pero debía aprender nicaragüense o nicañol como mencionas en la entrada. Su primer encuentro con ese nuevo idioma lo tuvo al tomar el bus que la llevaría a Matagalpa. El cobrador apuraba a la gente a subir gritando: Dale amor, Dale amor, Dale chelita avanzá para atrás que ya nos jalamos.
    Ella no entendía a cuenta de qué, porqué y a quién debía “dar amor” mucho menos entendía que cosa era una “chelita avanzando para atrás” o peor aún “qué se iban a halar”. Su mayor incógnita idiomática la tuvo cuando en una curva, una señora gritó al conductor: ¡Hijo de las mil putas… maneja la mierda con cuidado que nos vas a desturcar, si a vos te vale verga la vida a nosotros no cabrón! El conductor le contestó: Tranquila madre no se encachimbe!!
    En su mente quiso asociar como se podía ser hijo de mil putas, la relación entre la imprudencia del conductor con la mierda y con Turquía. También se preguntó cómo podía una madre tratar así a su hijo; y como se convertiría la señora reclamante en una cachimba!! No pudo encontrar una explicación u asociación entre los hechos y lo espetado por la pasajera y el conductor.
    Pasados tres meses de permanencia en el país aprendió a descifrar las claves del Nicañol, llegando al entendimiento de que además de ser una lengua muy viva y versátil, tiene una musicalidad o ritmo verbal que define los términos o significado en que se utiliza cada palabra. Una palabra o frase sirve para ofender, para felicitar, para regodearse, para expresar pesar, alegría, sufrimiento, asombro, displicencia, etc. Que todo depende del ritmo o tono que se imprima a la frase.
    Al final y para no cansar el cuento; mi media novia se fue más que convencida que en el proceso de sincretismo idiomático con Latinoamérica no fue el español la lengua dominante – muy al contrario – en ese proceso de mestizaje lingüístico fue el español el que salió enriquecido, especialmente en el caso de Nicaragua. Por cosas del destino nos encontramos un día de tantos en la red, posterior a los saludos y preguntas de rigor; me comentó que gracias a su estadía en Nicaragua aprendió a decir retahílas al estilo de la Gertrudis Traña y que por lo menos desde la plaza Mayor de Salamanca hasta la Plaza de Barcelona no hay quien le meta la mano o le haga sombra a las tapas. Que un día de tantos en el año dos mil tres, paseaba por la plaza Barcelona y de pronto escuchó a un joven decirle a otro: Vos hijuelagranputa no te pensásjartar…o es que tenés bocaesanto!! Una lágrima rodó por su mejilla y se tuvo que sentar porque le dio taquicardia.
    Viva el Nicañol jodido, no me digan perro que soy chancho!

    Le gusta a 1 persona

  3. Volví a leer El Nicañol y me volví a “carcajear”. Gracias Edgard y Víctor por compartir sus ocurrencias y sentido del humor, el nica es increíble cuando se trata de reírse de si mismo.

    Le gusta a 1 persona

  4. Les saluda Frank Rivera,como profesor de artes español y de comumunicación,siempre traté que mis alumnos escribieran acorde a las reglas gramaticales,en los últimos años decidí rescatar toda esa riqueza que encierra el habla nicaraguense,aohra lucho para que no pierdan ese regionalismo a los futuros comunicadores,porque será la mejor manera que el pueblo les entiendasi los alineamos con todas las reglas gramaticales se escucharán falsos al hablar o escribir.Bueno les hago ver lo que conocemos como español y les motivo a seguir cultivando ese rico lenguaje que aunque para mí hay palabras que suenan vulgares quienes las expresan no le dan ese sentido.Por ahora soy el director del museo nacional de leyendas y tradiciones nicaraguenses, y es mi deber rescatar todas esas palabras y expresiones nicaraguenses.Les felicito y bienvenidos al museo.

    Le gusta a 1 persona

  5. TE LUCISTES CON ESTE ARTICULO,…….PIENSO QUE EL ESPAÑOL ES UN IDIOMA HERMOSO, PERO NUESTRO NICAÑOL COMO VOS LE LLAMAS ES ALGO MUY UNICO ,INCOMPARABLE Y POR SOBRE TODO MUY EXPRESIVO Y RICO…….GRACIAS POR ESE ARTICULO …..TREMENDO…..
    SALUDOS

    Le gusta a 1 persona

  6. Pingback: Gente exquisita online – Ciudalatina

  7. Muy bien, Edgard, exelente exposición sobre nuestro rico y peculiar «nicañol» como acertadamente lo llamás. Me gustaría añadir que además de nuestras raíces del castellano y del náhuatl, no solamente hay palabras de nuestra propia invención como el «idiay» que me imagino vendrá del «y de ahí» o «entonces» y es válido, sino que tenemos muchas palabras erradas como « brisa» cuyo significado es «viento leve» y no «llovizna» como lo entendemos nosotros. Cuando viví en España tuve que corregir errores como este que no tienen nada que ver con nuestro español nicaragüense o nicañol.

    Buen trabajo, amigo.

    Le gusta a 1 persona

  8. Edgard te felicito por ser el capitán de este barco. Quiero aprovechar la ocasión para que me ilustres en base al nicañol cuál es la diferencia entre el color de cabello negro de una mujer y el color de cabello negrito negrito negrito de otra ????

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s