Ni gentecita ni paisito

Tepenahualt

Por Edgard E. Murillo

Una de las características de los nicaragüenses es que somos chileros. De todo y para todo sacamos un “chile” o chiste, algo que nos ha funcionado bastante bien para sobrellevar el rigor del clima, la lipidia, los vericuetos de la política y los sustos por los embarazos no deseados. Somos especialistas en hacer guasa de nosotros mismos; sentimos que al hacerlo exorcizamos nuestros pecados y frustraciones, sin embargo, debemos tener mucho cuidado porque se nos puede pasar la mano.

Hay un chiste que casi no cuento porque, si bien da risa, a poco deja la conciencia arrepentida por haberlo contado, y si ahora lo traigo a colación es porque quiero liberarme de él, espero que para siempre.

Dicen que cuando Dios terminó de hacer Centroamérica, los países protestaron por las ventajas concedidas a Nicaragua. El Salvador reclamó su pequeñez y la falta de acceso al Atlántico. ¿Cómo puede ser posible que Nicaragua haya sido favorecida con playas paradisíacas en ambos Océanos?, exclamó; Costa Rica se quejó por la esplendorosa orografía de su vecina del Norte; Panamá manifestó que la habían dejado en un lugar pantanoso, carente de cerros hermosos y planicies fértiles; Guatemala refunfuñó que hubiese querido quedar en el centro del istmo y Honduras dijo que no tenía lagos mientras que a Nicaragua le habían dado dos y que para colmo en el más grande había una isla ¡con dos volcanes! De esa forma todos los países reclamaban la preferencia que Dios había tenido hacia el país en forma de trapecio irregular. “¡Por qué tanta bondad con Nicaragua!”, gritaban al unísono. Entonces fue cuando Dios en tono paternal y cómplice les dijo: “Espérense, espérense… Ahí van a ver a la gentecita que le voy a poner”.

¿Gentecita? ¿Los nicaragüenses somos gentecita?

No. Jamás aceptaré eso.

Otra broma que aparentemente parece inofensiva es decirle “paisito” a nuestro país. Esa expresión fue inventada por un caricaturista para disminuir el amor y orgullo de ser nicaragüense. Muchos de mis amigos, principalmente nicas que viven en el extranjero, dicen paisito talvez por dos razones: para otorgar una especie de indulgencia que no termino de entender o para disimular la vergüenza que experimentamos cuando nos vencen las comparaciones. Sin embargo, si les preguntara viéndoles a los ojos, seguramente responderían que dicen paisito por mero cariño. Y es posible que digan la verdad.

No podemos construir un país mejor si decimos a cada rato que el nuestro no es un país, sino que es un “paisito”, aunque nos haya movido el más genuino cariño en decirlo. Mencionar esa palabreja es como decir que todo lo nuestro es pequeño, aminorado, opacado, reducido. Estamos claros que Nicaragua no es un país de culturas exquisitas, pero ¿acaso no fue el país más culto de Europa, patria de Kant y Beethoven, el que provocó la última guerra mundial y exterminó deliberadamente a millones de personas por el puro gusto de matarlas, e hizo hogueras de libros queriendo desaparecer con ello también la propia cultura?

Nicaragua no produce armas ni invade ni jode a sus vecinos; los nicas somos gente hospitalaria y trabajadora, muy querida y admirada en todos los continentes; tenemos el índice de poetas por kilómetros cuadrados más alto de América Latina ¿y todavía nos atrevemos a decir que somos gentecita y que vivimos en un paisito?

No. Eso no lo podemos permitir.

Hemos sido un país codiciado por nuestra posición geográfica, lo que en cierta medida ha sido más una tuerce que una bendición. Quizás la génesis de las discordias criollas se deba a que los colonizadores españoles fundaron dos ciudades, León y Granada, tan parecidas y diferentes a la vez, sembrando de esa manera la semilla del maniqueísmo que todos estamos obligados a extirpar. Tenemos muchos defectos, es verdad, pero son los que, mutatis mutandis, compartimos con el resto de los países del subcontinente: leyes frágiles, poco compromiso cívico, sistemas educativos decimonónicos, políticos saltimbanquis y una triste autocompasión.

Empecemos pues a cambiar nuestro país desde nosotros mismos, desde nuestro más íntimo yo. Pero el primer movimiento para el cambio consiste en dejar de sentirnos gentecita que vive en un paisito.

¿Estamos de acuerdo?

 

(Fotografía, Ballet Folklórico Tepenahuatl)

 

 

 

Anuncios

11 comentarios en “Ni gentecita ni paisito

  1. Hola Edgard. Yo soy una de esas que dice paisito pero no en tono despectivo o peyorativo sino más bien lo hago para referirme a una situación política o social en concreto. No me avergüenzo y nunca lo haré de mi tierra de lagos y volcanes. Tampoco lo hago porque me crea ciudadana de primera o de segunda. No sé si me explico

    Le gusta a 1 persona

    • Claro que sí Tamara, entiendo tu punto. Yo me refiero a que el uso constante de esa expresión puede incidir en la creación de un círculo vicioso de autocomplacencia o ridiculización en detrimento de la imagen del país. Si un político tal por cual hace una trastada, no es culpa del país, es culpa del tal por cual. El país no merece que lo disminuyamos. Gracias amiga por tu comentario, saludos!

      Me gusta

  2. Felicitaciones Edgard, agradable artículo, el asunto es que solo los nicas nos entendemos cuando nos referimos de esa manera, para nosotros todo es “chochadita” o “babosadita”, es nuestra forma de expresarnos, no me extraña ni ofende que entre nosotros encontremos que paisito no es degradante, claro, otra cosa es con los de afuera pero recordá que ahí es donde el gueguense hace su papel principal. El espíritu de tomar la vida que nosotros tenemos no lo tiene nadie, ni los cubanos. Sigamos como somos, el paisito va viento en popa.

    Le gusta a 1 persona

  3. Me gusta mucho esta reflexión tuya, porque a mi tampoco me gusta referirme a Nicaragua en términos peyorativos. Yo también creo en la grandeza de mi país (lo digo sin nacionalismos baratos) y ya que estamos, te confieso que me causa cierta molestia ver cuando alguien se refiere a Nicaragua como “paisito”. Aunque también comprendo el punto de que quienes lo usan, lo hacen para ridiculizar ciertas situaciones, especialmente políticas; no lo comparto.
    Saludos y gracias por este artículo. Me gustó.

    Le gusta a 1 persona

  4. completamente de acuerdo. En extensión territorial y amor por los demás somos el País mas grande de Centroamerica que poco a poco iremos aprendiendo a formar nuestra propia democracia y nuestra propia Institucionalidad.

    Saludos,

    Me gusta

  5. Estimada Edgar, también me niego a creer que somos un “paisito” con “gentecita”, pero como bien lo señalas la gente lo hace por todas las razones que mencionas y para mí en lo personal no me disgusta.

    Me ha tocado viajar por casi toda la América, y siempre la gente nos identifica, siempre por algo extraordinario, y en orden jerárquico te lo menciono: por la alfabetización (Brasil y Chile), por Darío (toda Centroamérica, por supuesto Chile, Argentina), por el béisbol (Denis Martínez), por el boxeo (Alexis), por los timbales (Luis Enrique “Salsero, en Cuba, Dominicana), por los Mejía Godoy (toda américa).

    Sólo en una ocasión una brasileña creyó que era de Nigeria, cuando le repetía que era de Nicaragua, es posible el idioma haya causado tal confusión, es posible que en la década de los 80, nos hubieran identificado más por la revolución, pero en estos últimos 20 años eso cambió … la gente te identifica más por esas personas extraordinarias, que le han dado un nombre a nuestro país.

    No podemos negar que somos el país más grande de CA, con una población urbana concentrada y una rural dispersa, pero aún somo un país pequeño, casi que un Estado en las grandes países del Sur o del Norte de nuestro continente, de tal manera que siempre me pregunto: ¿Por qué su somos un “paisito” con “gentecita”, se nos hace difícil la gobernanza?

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s