Titulares

Front pages from newspapers around the world after Donald Trump becomes the President of the United States

Por Edgard E. Murillo

Cansado estoy de ver, leer y escuchar las mismas noticias en todas las épocas. Ya nada parece asombrarme; como que los tiempos de las extrañezas y las noticias de arrebato fueran cosas del pasado. Que estalló una guerra tribal en el Medio Oriente, que un político mutó de pellejo partidario o que una miss universo erró en la ubicación geográfica de un país, son variaciones de una misma melodía. Lo predecible por lo repetitivo. Por eso cada vez leo menos los diarios para informarme; no porque prefiera hacerlo por medio de la televisión, o por conducto del periodismo flash de las redes sociales, sino porque las noticias, en su mayoría, se me antojan aguadas, cansinas y hartamente sabidas, como monas vestidas de seda. La única noticia que me agarró fuera de base en los últimos tiempos fue la renuncia de Benedicto XVI. Antes y después de eso, nada. Ni siquiera la visita de Obama a Cuba me desacomodó de la butaca.

Los headlines o titulares no me invitan a gastar tiempo en leer las noticias. ¿Para qué si muchas veces hay discordancia entre título y contenido? A lo mejor si los encabezados noticiosos fuesen como los que siguen, obtendrían mi atención sin ninguna demora:

Wall Street en picada desde el anuncio de vida extraterrestre.

Papa Francisco da O.K. a la mariguana sintética.

Mujer regresa de la muerte con pésimas noticias para la Humanidad.

Meteorito que cayó en Managua es vendido como chatarra en el Mercado Oriental.

Corea del Norte ensayará misiles con ojivas llenas de mierda.

Encuentran en Acapulco contratestamento de Cantinflas.

Furor por implantes de penes en la espalda.

La Reina Isabel avisa matrimonio con el contador filipino del palacio de Buckingham.  

Hitler y Elvis fueron vistos ebrios en una finca argentina en 1979.

El inventor del reggaetón acepta su culpa y se suicida tragándose un zapato Nike número 42.

Gemelas ninfómanas fundamentalistas se inyectan testosterona y secuestran un equipo de rugby en Paraguay.

Pero como ese tipo de titulares prácticamente son imposibles, estamos condenados a soportar las reiteraciones de siempre. ¡Qué calamidad!

No es que yo sea un apologista de la indiferencia, sólo digo que los hechos históricos son cíclicos y por tanto no deben causarnos sorpresa alguna, pues, como decía Marx corrigiendo a Hegel, la Historia se repite, solo que una vez sucede como tragedia y otra como sainete.

Taylor Caldwell, en el prefacio de La Columna de Hierro, su gran novela histórica sobre la vida de Marco Tulio Cicerón, dice:  “Cualquier parecido entre la república de Roma y los Estados Unidos de América es puramente histórico, así como la similitud de la Antigua Roma con el mundo moderno.”

Coincidencia histórica no es otra cosa que reincidencia, no importa que la comedia vaya primero que la tragedia. Seguirá habiendo guerras, hambrunas, anexiones, devaluaciones monetarias, escándalos sexuales, surgimiento y desaparición de religiones, independencias políticas, heroísmos y traiciones, declaraciones y tratados guatuseros; en fin, igualito que hace cincuenta, cien o cuatrocientos años, salvo las señas particulares de los protagonistas. Y como por la misma razón no me toman por sorpresa los bréxits ni los gritos de “pureza ideológica”, mejor leo un cuento, interpreto una ley, disfruto una canción o preparo anilina para lustrar los zapatos los domingos por la noche; así evito fingir deslumbramiento por las noticias que nada enseñan y que retrasan o entorpecen el goce de esta vida, vida que solamente sabemos que existe una sola vez, máxime si consideramos que hasta el día de hoy nadie ha regresado de la muerte para anunciarnos que en el otro barrio se trata con cariño a los que creen en los noticieros como si fueran la palabra de Dios.

Anuncios

Un comentario en “Titulares

  1. Excelente palabras Edgard. Se nota la fluidez y romanticismo en vuestras palabras.
    Lo único que te diría es:
    Los zapatos se lustran y pulen a diario.
    Saludos de vuestro hermano,

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s