Por una América Central unida, otra vez

(foto de archivo) Filibusteros, durante la guerra civil de Nicaragua,  magazin 17,18.  LA PRENSA

Filibusteros, durante la Guerra Nacional de Nicaragua.

Por Edgard E. Murillo

Nuestras fiestas patrias tienen la característica que se celebran por partida doble. El 14 de septiembre por la Batalla de San Jacinto y el 15 del mismo mes por la independencia de la Corona de España. Este último evento no me emociona por dos motivos: porque no debimos disolver la Federación Centroamericana y porque de una dependencia pasamos a otra. Además, la independencia fue un suceso de escritorio, diferente a las luchas libertarias de Jefferson, Morelos, San Martin o Bolívar, por lo que el resultado pérdida-ganancia no alteró en lo sustancial las estructuras sociales coloniales. ¿Quiénes ganaron con la independencia de Centroamérica? Solamente los criollos hacendados. Sigue leyendo

Anuncios

Rebobinando la revolución

1-19-de-julio-1979-managua-colaboracion-de-henry-selva-y-foto-susan-meiselas

Por Edgard E. Murillo

Un escritor mexicano dijo (no digo su nombre porque no me consta que lo haya dicho) que en América Latina no ha habido revoluciones; sólo revueltas. Mentira. Aún tiemblo de emoción al leer el Estatuto Fundamental: “… Deróganse la actual Constitución Política y las Leyes Constitucionales… Declárase disuelta la Guardia Nacional de Nicaragua, la Oficina de Seguridad Nacional y el Servicio de Inteligencia Militar, y, en consecuencia, derogadas todas las leyes, reglamentos y ordenanzas que la gobiernan”. Eso sin mencionar la nacionalización de la banca, las minas y el comercio exterior, por citar la parte formal.

II

Lo mejor de la revolución fue la alfabetización, y en segundo lugar, la reforma agraria. Tanto la una como la otra preconfiguraron el  cambio del estado de cosas.

III

La urgencia por derrocar a Somoza y la fe de la mayoría de los combatientes, hizo del sandinismo un híbrido de nacionalismo, cristianismo comprometido y buscadores de la igualdad utópica. A otro con el cuento que este país fue comunista en el sentido marxista o peyorativo de la palabra. Sigue leyendo

El arte que nos dejó la Guerra Fría

time-life_21-04-19611

Por Edgard E. Murillo

En la Nicaragua provinciana, allá por la Semana Santa de 1962, la orquesta Los Solistas del Terraza lanzó a las hertzianas una canción que tenía por título Gagarin. Supe de la tonada por medio de mi padre, quien la tarareaba cuando el cielo nocturno se prendía de estrellas.

Por muchos años creí que se trataba de alguna broma de mi progenitor, pues ninguna persona me confirmaba la existencia de la cancioncita, hasta que un buen día, para tranquilidad mía, la encontré en Youtube. Al fin pude escuchar una de las primeras participaciones artísticas pinoleras acerca de una guerra que recién arrimaba a este lado del Atlántico, y nada mejor que hacerlo diciéndole a los rusos que la hazaña de su mimado cabía mejor en un danzón que en una revista científica.    Sigue leyendo

El hombre del sombrero gris

ruby-mata-a-oswald

Por Edgard E Murillo

Dos días después del asesinato de John F. Kennedy, mientras  el principal sospechoso estaba siendo conducido a la cárcel del condado, un hombre fornido de traje negro y sombrero gris inexplicablemente evadió los protocolos de seguridad del cuartel de policía de Dallas, desenfundó un revolver Colt e hirió mortalmente al reo. El nombre del pistolero: Jack Ruby. Un reportero del Dallas Times Herald llamado Bob Jackson sacó una foto justo en el momento del disparo. Sigue leyendo

El fuero de los vencedores

Nuremberg-1-

Por Edgard E. Murillo

Los actos de exterminio y crímenes sistemáticos – cual más inimaginable todos ellos – que en la década de los cuarenta del siglo XX perpetraron los nazis en contra de miles de personas, merecieron la reprobación de la sociedad civilizada de entonces, por lo que la creación de un tribunal especial que juzgara a los criminales alemanes fue visto con simpatía y anhelos de justicia en toda Europa. Hess, Göring, Dönitz, Borman, Keitel y otros diecinueve personajes apocalípticos fueron puestos en el banquillo de los acusados en el célebre Tribunal de Núremberg en octubre de 1945, cinco meses después de concluida la guerra. Sigue leyendo