¿Tecnología de fantasía?

Por Edgard E. Murillo

Un día de estos soñé que había despertado por la mañana y que la computadora de la sala de mi casa no estaba. Cuando pregunté por ella, mis hijos, viéndose con cara de asombro, dijeron en coro: “¿La qué…?”  Busqué la laptop que guardo en el cajón de la ropa sucia y tampoco la encontré. Espantado, corrí hacia el garaje para ver si estaba todavía el carro, pensando que talvez habíamos sido víctimas de algún robo; sin embargo, allí se encontraba como todo lo demás. Al llegar al trabajo no noté ningún cambio dramático, solo que frente a mi escritorio estaba una pequeña máquina de escribir Olivetti en lugar de una PC con pantalla plana. Supe de inmediato que el mundo informático de mi vida había desaparecido. Sigue leyendo